AntiCopia

miércoles, 7 de noviembre de 2012


EL PROBLEMA NO SON LOS MEGA COLEGIOS, EL ALCALDE PETRO NO PUEDE ENGAÑAR A LA GENTE DEL SECTOR EDUCATIVO.
ÁNGEL PÉREZ MARTÍNEZ

Por diferentes medios de comunicación el Alcalde de Bogotá Gustavo Petro anunció que no se van a construir más mega colegios en Bogotá. Él presentó estos colegios como nocivos para la ciudad y para la educación por su tamaño. 

El problema no son los mega colegios, ni ninguna de las otras sedes construidas hace más de 50 años como los INEM, el Nicolás Esguerra, Francisco José de Caldas que hoy reciben más de 3.000 estudiantes por día, cada uno. El problema del hacinamiento y de la cantidad de estudiantes que deben atender los colegios distritales tiene origen en la doble o triple jornada escolar. Luego el verdadero problema no son los MEGA COLEGIOS, es la falta de infraestructura educativa.

Los colegios en Colombia por culpa de la doble jornada y el hacinamiento se construyeron para  1000 estudiantes, pero en doble jornada los rectores y profesores se ven obligados a atender  2400 estudiantes y colegios de 1600 estudiantes deben recibir más 3500 estudiantes en doble jornada, no menciono colegios públicos como el Magdalena Ortega o Restrepo Millán con tres (3) jornadas (mañana, tarde y noche). Es cierto en este tipo de colegios la convivencia, el control y el apoyo a los estudiantes es más difícil, sin embargo, existen experiencias exitosas en el manejo de los temas antes mencionados, desde la educación.

En Bogotá los colegios privados que obtiene los mejores puntajes en la prueba SABER para el grado once  tienen una sola jornada escolar de 7am  a 3pm; ofrecen tres grados de preescolar, primaria y secundaria en una sola sede; en promedio tienen más de 1000 estudiantes (San Carlos; Refous, Pedagógico, Calazans, Liceo Francés, Agustinianos), son mega colegios; Además cuentan con profesores bien remunerados; proyecto pedagógico y; recursos educativos adecuados.

Cuando Lucho Garzón, en la administración de Abel Rodríguez, decidió construir los 40 mega colegios era para resolver, en el año 2004, un problema de cobertura. En Bogotá más de 150.000 niños y jóvenes no tenían en ese entonces institución escolar, estaban por fuera del sistema educativo, en el periodo 2004 a 2009 la matricula escolar financiada por la SED pasó de 860.000 a 1.010.000 estudiantes.

En Bogotá la población en edad escolar está disminuyendo, sin embargo se necesitan más mega colegios (instituciones escolares completas, bien dotadas y que ojala ofrezcan todos los grados) para todo lo que ofreció Petro: jornada única, preescolar de tres grados y grado 12. Para ello, la SED requiere una gran capacidad de gestión institucional, valentía y decisión política para hacer primar las construcciones escolares y lograr que de verdad el derecho a la educación prevalezca sobre el desarrollo urbano. La Ciudad cuenta hoy con el Plan Maestro Educativo; Decreto Distrital 449 de 2006, que contiene los estándares básicos para construir nuevos colegios. En dicho plan se determinó el número de metros cuadrados por estudiante con respeto al tamaño del lote (10 m2 por estudiante) y la dimensión de las aulas según número de estudiantes (por cada estudiante 1.6 m2); así como tamaño de: patios, áreas recreativas, baños, pasillos y escaleras de acceso y evacuación; tampoco olvidó el Plan garantizar el tránsito y circulación de las personas discapacitadas.  En el gobierno de Lucho Garzón y Abel Rodríguez se adquirieron 741.631 m2 de tierra para nuevos colegios o para ampliar los antiguos y se construyeron más de 800.000 metros cuadrados de construcción, cumpliendo dicho plan y las condiciones de sismo resistencia.

Bogotá no se puede devolver en la calidad de la construcción escolar, las viejas e inadecuadas sedes deben ser reconstruidas y los nuevos colegios deben cumplir lo estipulado en el Plan Maestro de Educación, claro éste se puede cambiar y rebajar los estándares, si se piensa que es educación para pobres donde no importa el hábitat escolar y sus características, además que la infraestructura no incide en la calidad de la educación, espero que esto último no ocurra.

Al Contrario, la Ciudad necesita que la administración de Petro construya colegios dignos y bellos para los estudiantes de Bogotá, que cumplan los parámetros mínimos para apoyar la calidad de los procesos de enseñanza y aprendizaje, para ello debe ofrecer sedes educativas donde sea posible realizar los tres grados de preescolar, los cinco de  primaria y los seis de secundaria. O dos sedes integradas en un solo colegio, pero bien dotadas y cumpliendo los estándares estipulados en el Plan Maestro de Equipamiento Educativo: una sede para preescolar y primaria y la otra para secundaria, destacando la necesidad de buscar que las sedes queden relativamente cerca (a menos de 1 km). Los actuales colegios serían mega colegios por el tamaño de su infraestructura y la calidad de sus dotaciones escolares, lo cual no está mal, y dejarían de ser mega colegios, por el número de estudiantes, si sólo se utilizarán para una jornada escolar, para lograrlo Bogotá demanda más colegios, nótese que no hay aumento en la cobertura.

Los nuevos colegios para jornada escolar única, pueden ser de 42 aulas escolares, más las aulas especializadas, para un total de 1300 estudiantes, o de 29 aulas, más las especializadas, para un total de 910 estudiantes y aún se podría construir un colegio de 13 aulas, más las aulas especializadas, para un total de 455 estudiantes, estos tres tipos de colegios ofrecerían todos los grados desde preescolar hasta la media.

No hay comentarios:

Publicar un comentario